Queridas familias cristianas, queridos jóvenes que frecuentan la Parroquia, déjense llevar cada vez más por el deseo de anunciar a todos el Evangelio de Jesucristo.

No esperen que otros vengan a transmitir otros mensajes, que no llevan a la vida, más bien son ustedes mismos misioneros de Cristo para los hermanos, donde viven, trabajan, estudian o simplemente pasan el tiempo libre. Y así vivir personalmente y como comunidad en permanente conversión, para ser en el mundo una constante epifanía, testimonio del Dios vivo, que libera y salva por amor.

Pbro Michaell Javier Duarte.